Texas

Gruene: Un pueblo para caminar a gusto

Una de las cosas que más extraño desde que vivo en los Estados Unidos es poder caminar por las calles. Afortunadamente, Gruene es un pueblo donde se puede caminar literalmente de arriba a abajo. Es muy pequeño, apenas 20 habitantes. Por lo tanto, la mayor atracción es caminar por las calles de esta población que en el siglo XIX fue uno de los principales centros algodoneros de Texas.

En los años 1800 y 1900, Gruene gozó de buena reputación como provedor de servicios bancarios, así como el desmontado y distribución de algodón para los agricultores de la zona. Luego la economía se vino abajo tras las secuelas de una plaga de gorgojo de algodón, la Gran Depresión y la falta de infraestructura vial tras la Segunda Guerra Mundial.

Lee más sobre la historia de Gruene y su fama de pueblo fantasma.

Hoy en día las personas que visitan Gruene, ubicado entre las ciudades de Austin y San Antonio, pueden caminar por Gruene Road y Hunter Road, las calles principales del pueblo, y visitar las “ruinas” de lo que fuera el almacén general, el molino de algodón y el salón de baile.

grueneEl almacén general, Gruene General Store, es una popular tienda de regalos donde encontrarás todo desde refrescos y caramelos hasta regalos inusuales como una botella de protector solar falsa para pasar de contrabando una bebida alcohólica. Hablando de regalos originales y prácticos!

La desmontadora de algodón, de cuyas ruinas tras un incendio en 1922 solo quedó la caldera de ladrillo de tres pisos, es ahora el Gristmill River Restaurant & Bar. El restaurante, con una vista estupenda ya que se encuentra a orillas del Río Guadalupe, abrió sus puertas en 1977 y ofrece una variedad de platillos del sur de Texas.

Entre las especialidades del restaurante hay una pechuga de pollo marinada, servida sobre una salsa de frijoles y cubierta con una salsa de tomate verde. Es absolutamente deliciosa.

La entrada al restaurante, ubicado debajo de la famosa torre de agua de Gruene, está adornada con barrilles llenos de flores donde los visitantes, que se cuentan por centenas los fines de semana, se detienen para tomar fotos.

grueneGruene Hall, el antiguo salón de baile, es ahora un lugar para escuchar música en vivo y en donde famosas figuras de la música country como George Strait, Lyle Lovett y Hal Ketchum se dieron a conocer. Gruene Hall ofrece conciertos de música en vivo todos los fines de semana del año.

La casa de estilo victoriano construida por la familia Gruene en 1872 es ahora es el Gruene Mansion Inn, un hotel con 30 habitaciones cuyo decorado nos remonta a esa época de bonanza que vivió el pueblo hacia finales del siglo XIX.

Además de otras tiendas de especialidades y eventos anuales como ferias de artistas locales, no hay mucho qué hacer en Gruene. Pero caminar por sus calles se convierte en una experiencia única que vas a disfrutar.

Write a comment